Search
Monday 18 March 2019
  • :
  • :

Factores que Contribuyen a la Obesidad que no Tienen que Ver con lo que Comes

Factores que Contribuyen a la Obesidad que no Tienen que Ver con lo que Comes

© salud180.com

ENE 11.- Algunas personas piensan que la obesidad depende únicamente de lo que come una persona, pero no necesariamente es así. Existen muchos más factores que pueden provocar el exceso de peso y que no tienen nada que ver con lo que comes.

De acuerdo con información publicada por el sitio Rethinkobesity.com, el consumo en grasas saturadas favorecen la obesidad, pero si cuidas tu alimentación, y aún así no logras bajar de peso, entonces debes considerar los siguientes factores.

Genética

Nuestros genes determinan muchísimos aspectos de nuestra fisionomía, por lo que hay personas genéticamente predispuestas a desarrollar obesidad, dependiendo de su etnicidad e historial familiar.

Esta predisposición se debe a pequeñas variaciones en nuestros genes que impactan en nuestra capacidad para ganar o perder peso, y que en algunos casos pueden aumentar de 20 a 30% las probabilidades de que una persona desarrolle esta enfermedad.

Regulación fisiológica del apetito

La regulación del apetito es sumamente importante para mantener un peso saludable. La sensación de hambre es la forma que tiene nuestro cuerpo de garantizar que se consuman los nutrimentos necesarios para mantenernos vivos.

Sin embargo, una mala regulación del apetito puede ocasionar problemas como desnutrición u obesidad. Las hormonas encargadas del hambre y la saciedad pueden tener ligeras variaciones, creando una discrepancia entre los nutrimentos consumidos y la señal que manda el cerebro para dejar de comer.

Esto se hace muy evidente cuando una persona pierde peso, porque durante los siguientes 12 meses, los niveles hormonales de su cuerpo cambiarán para intentar recuperar el peso perdido. Esta es una de las razones por las que solo un tercio de la gente que pierde peso logra mantenerse cuando termina una dieta.

Bienestar psicológico

Además de los sentimientos de hambre y saciedad que emite el cerebro, nuestro bienestar psicológico juega un papel muy importante en el desarrollo de la obesidad.

Por ejemplo, ciertas personas tienden a comer más cuando algo les preocupa, les enoja o les cansa y suelen hacerlo en horarios poco convenientes para el metabolismo. Además, el estrés es un factor crucial en el aumento de peso porque aumenta los niveles de la hormona llamada cortisol en nuestro organismo.

El entorno en el que vives

La ciudad en la que vives y el nivel socioeconómico son factores que influyen en el desarrollo de la obesidad. Aquí entran todos esos factores como el acceso a comida rápida, las jornadas laborales demandantes, el poco esfuerzo físico, etc.

Adicional a esto podemos sumar factores económicos como los altos costos de los alimentos saludables, comparado con lo que cuesta la comida rápida. Un estilo de vida cada vez más sedentario (al que se le puede sumar como factor la facilidad para tener un auto propio) y el hecho de vivir en ciudades con poco espacio para realizar actividades físicas contribuyen considerablemente al desarrollo de la obesidad.

Falta de sueño

No descansar correctamente sube de peso. Existen dos factores principales que se relacionan con ello: el primero es que cuando no dormimos bien, el organismo siente la necesidad de consumir más calorías, y el segundo, provoca un desequilibrio hormonal. La falta de sueño se relaciona directamente con un aumento en la sensación de hambre que emite el cerebro.

Medicamentos

Aunque cada cuerpo responde de distinta manera, hay ciertos medicamentos que tienen como consecuencia un aumento de peso:

  • Corticoides
  • Anticonceptivos
  • Antidepresivos
  • Antihipertensivos
  • Antihistamínicos

Como puedes ver, la alimentación y el ejercicio no son los únicos factores a considerar cuando hablamos de obesidad y sobre peso, por eso decimos que la obesidad es una enfermedad crónica multifactorial y como tal necesita un tratamiento a largo plazo de la mano de un especialista. (iM-rrc)

image_pdfimage_print


Comunicólogo activo con perspectiva de crecimiento continuo y creyente de que la sociedad tiene su lado optimista cuando se le motiva.