MAY 14 .- La varicela presenta síntomas como malestar general, fiebre y lesiones que comienzan a salir en cuero cabelludo y cara, ante esto, María Isabel Solís Manzur, coordinadora de Programas Médicos de la Coordinación de Vigilancia Epidemiológica del IMSS pidió a los derecho habientes no automedicarse y acudir a consulta para recibir un diagnóstico y tratamiento oportuno.

Aunque la varicela es una enfermedad considerada por la población como benigna y fácil de tratar en casa; en grupos de riesgo como niños menores de un año de edad y personas mayores de 20 años, pacientes con alteraciones en el sistema inmunológico y mujeres embarazadas, este padecimiento puede causar diversas complicaciones en la piel, en la sangre, en vías respiratorias y neurológicas, que pueden causar incapacidad e incluso la muerte.

A los niños particularmente no se les debe dar ácido acetilsalicílico ni ibuprofeno para controlar la fiebre, porque puede complicar su salud con una enfermedad conocida como síndrome de Reye, que afecta de forma grave el hígado y el cerebro.

No se aconseja aplicar remedios caseros o pomadas para tratar la comezón, sin que haya una prescripción médica e indicaciones específicas de su uso, debido a la posibilidad de infectar las ampollas llenas de líquido, llamadas vesículas, con bacterias.

La varicela es una enfermedad aguda, altamente contagiosa y 90% de los casos ocurren en niños en edad preescolar y primaria. La Organización Mundial de la Salud estima que cada año, entre 80 y 90 millones de personas en el mundo la padecen. En 2017 en el IMSS se otorgaron más de 70 mil consultas para atender este padecimiento.

La afección se contagia a través de secreciones de nariz y boca de un paciente infectado a una persona sana; el periodo de incubación del virus va de los 14 a 21 días y el momento de mayor contagio es dos días antes de que se presenten las lesiones y tres días después de su aparición, aunque sigue habiendo contagio hasta que las vesículas se vuelven costras, por lo que se debe procurar el aislamiento en casa de quien padece la enfermedad y no acudir a guarderías, escuelas, centros de trabajo o lugares concurridos.

Otro problema de la varicela, es que el virus se puede mantener en estado latente en los ganglios de la columna vertebral, permanecer ahí durante varios años y reactivarse cuando la persona llega a ser adulta mayor o se debilita su sistema inmunológico. Esto provoca herpes zoster, una enfermedad que causa intenso dolor y requiere de tratamiento.

Es común que un niño presente entre 250 a 500 ampollas durante la enfermedad, pero aquel que no tiene defensas adecuadas en su sistema, por padecer diabetes, cáncer o recibir tratamiento con esteroides, se pueden presentar hasta mil 500 lesiones y requiere de cuidados específicos para no agravar su salud. (iM rrc)